Formación y espiritualidad

Ser personas más conscientes del contexto en cual vivimos nos mueve a profundizar en el estudio y la formación humana y espiritual. Hay desafíos urgentes que nos piden un compromiso pastoral, político, educativo, teológico.
No nos echamos atrás: creemos que en la formación está presente el bien de sabiduría, que puede favorecer un desarrollo más humano y más justo.
Allí dónde estamos presentes, proponemos varias iniciativas, ofreciendo instrumentos de formación diferentes, según la edad y los argumentos. Algunos ámbitos en los que nos ocupamos son: el estudio y el compartir la Palabra de Dios, la formación bíblica y teológica, el acompañamiento espiritual, la educación en la afectividad.

La oración personal y comunitaria, con un estilo carismático y de alabanza, es la experiencia que desde siempre acompaña nuestras comunidades. Estamos llamados a vivir cotidianamente la espiritualidad del perdón permanente, según la Palabra del Evangelio de Lucas 6,24-28: «A vosotros que escucháis, yo os digo: amad a vuestros enemigos, haced el bien a los que os odian, bendecid a los que os maldicen, oren por aquellos que los tratan mal«.

Menú