Nacimiento

Vía Pacis nace en la Solemnidad de Pentecostés, el 3 de junio de 1979, en Italia, en Riva del Garda (Trento). Hasta el 2010 su nombre era Comunidad Shalom.

En el deseo de dar la vida a Dios y a lo prójimo, los esposos Eliana Aloisi y Paolo Maino, junto al padre Doménico Pincelli, sacerdote de la arquidiócesis de Trento, experimentan, en un encuentro personal con Jesucristo, la potencia del Espíritu Santo y de la Palabra de Dios en su cotidianidad. Esta experiencia de un Dios vivo y cercano se difunde, y otras personas comparten el deseo de vivirla paz-shalom de Jesucristo.

El Evangelio se vuelve cada vez más la luz y el camino a seguir. En particular, el texto evangélico de Lucas 6,27-28 inspira y guía los pasos de la comunidad naciente: «A vosotros que escucháis, yo os digo: amad a vuestros enemigos, haced el bien a los que os odian, bendecid a los que os maldicen, oren por aquellos que los tratan mal«.

Primeros pasos

Desde el principio se advirtió el deseo de orar juntos para crecer en la comunión y en la fraternidad. La belleza de reconocerse hermanos, el regalo de la fe, el descubrimiento de la oración personal y comunitaria, la ayuda recíproca en las dificultades, el compartir las alegrías y los sufrimientos, son los primeros frutos que la comunidad saborea. La Palabra de Dios inspira y guía a los miembros a abrirse con generosidad al prójimo. Se inicia así a compartir con los más pobres, la décima parte de las propias entradas. La dimensión de la solidaridad es un impulso a salir, a conocer realidades lejanas, a colaborar en proyectos que promueven la dignidad y el desarrollo de los pueblos.

Para administrar oficialmente y con transparencia las ofertas recogidas, en 1994 se constituye la Asociación Vía Pacis Onlus.

El carisma se hace misión

Se va delineando cada vez más el carisma de la paz-reconciliación. Con Dios es posible reexaminar la propia historia y, a través de una pacificación interior obrada por Dios, el hombre descubre la posibilidad de un cambio. Es siempre la experiencia de una mayor libertad interior, la que desata los nudos escondidos, redescubriendo el amor infinito que Dios tiene por cada uno de nosotros.

Fascinados por la paz evangélica y agradecidos con Dios por los frutos de reconciliación que Dios nos ha donado, nos comprometemos en la evangelización. Música y canto, solidaridad, colaboración en la pastoral de las Diócesis, publicaciones, servicio a los más pobres, acompañamiento, seminarios de pacificación, acogida de los migrantes, sostenimiento a las familias en dificultad, son algunos de las Vías de anuncio del carisma, que nos ven en una escucha constante de las necesidades del mundo.

Reconocimiento eclesial

El 31 de enero de 1997, el Arzobispo de Trento, S.E Mons. Giovanni María Sartori, reconoce la comunidad como Asociación privada de Fieles Laicos de la Iglesia Católica. Este reconocimiento de la Iglesia es vivido como un estímulo a vivir y difundir el Evangelio de la Paz.

Muerte del Padre Doménico Pincelli

Después de una larga enfermedad, el 20 de junio de 2003 muere el padre Doménico Pincelli. Deja una herencia espiritual sólida y preciosa: la confianza en la misericordia de Dios y en el sacramento de la reconciliación; el amor por la Palabra de Dios y la Eucaristía; el amor por María.

Ama, ora y perdona: estas palabras, repetidas muy a menudo por el padre Doménico, todavía están vivas y presentes en toda Vía Pacis.

Expansión en el mundo

El anuncio de paz y reconciliación supera muy pronto los confines geográficos de Italia, dando vida a nuevas comunidades Vía Pacis en otros Países del mundo.
La familia Vía Pacis se enriquece de lenguas, culturas, tradiciones locales, experiencias y proyectos siempre nuevos. La novedad y la diversidad nos permiten permanecer abiertos para responder con ánimo al grito de paz que a sale del mundo.

Derecho pontificio

El 8 de diciembre de 2014, en el Vaticano, en presencia de los fundadores y de muchos miembros procedentes de las comunidades en el mundo, la Santa Sede, a través del Pontificio Consejo para los Laicos, reconoce Vía Pacis como Asociación privada internacional de fieles, con personería jurídica.

Centro Internacional

Después de casi cuarenta años del nacimiento de la asociación, en el año 2016 se inauguró en Italia, en Arco, provincia de Trento, el Centro Internacional Vía Pacis.
El Centro Internacional es un puente real hacia el mundo. Un lugar dónde las ideas pueden tomar forma en la realización de servicios y proyectos, que implican las realidades del territorio y las realidades más lejanas.
Además, es el centro organizativo y el punto de comunión de las diversas comunidades en el mundo.

Menú